Los sistemas de control de presencia, se han vuelto con el tiempo y con la evolución tecnológica, en mas fiables y personales. Actualmente y para tener la seguridad de un control absolutamente fiel, los dispositivos biométricos son los que más nos garantizan que realmente el empleado que entra y sale de trabajar es la persona que ha marcado la entrada o la salida.

Biometría supone, la utilización de métodos de verificación de la identidad automáticos para las personas, basados en rasgos físicos determinados y únicos. De todos los ejemplos de características físicas utilizados para la identificación, los mas utilizados son la huella dactilar, el iris y el reconocimiento facial. En contra de lo que se piensa, estos sistemas no hacen copia de ninguna huella ni rasgo físico, sino que crea un patrón de puntos que por si solo no serviría para ningún uso paralelo.

El sistema compara a alta velocidad el patrón escaneado con los de la base de datos permitiendo, denegando el acceso o guardando simplemente los datos del momento del escaneo.